martes, 7 de octubre de 2014

Donde dije digo: la forma de actuar del Ayuntamiento de Madrid ¿Qué pasará finalmente con el Área de Prioridad Residencial (APR) en Sol-Palacio?


Hace apenas quince días, la noticia saltaba a todos los periódicos y medios de comunicación, la alcaldesa de Madrid se había propuesto cerrar al tráfico el centro de la capital a partir del 1 de enero de 2015. La sorpresa inicial de que, por fin, la reivindicación de muchos vecinos/as durante años fuera a ponerse en práctica se desvanecía a la misma velocidad que se iban conociendo los pormenores de la misma.

La futura Área de Prioridad Restringida de, por ejemplo, Sol-Palacio permitiría que diversas calles siguieran siendo de libre circulación, obviando los problemas de circulación que presentan estos enclaves.  Al igual que la APR de Embajadores, en la que un sinfín de calles siguen siendo de libre circulación y siguen presentando infinitos problemas, las nuevas zonas restringidas parecían haberse configurado de la misma forma errónea sin tener en cuenta los verdaderos problemas que deben ser abordados.

Sin entrar a valorar si se trataba de una de las diversas medidas que se ponen en práctica en el ciclo electoral en el que ya hemos entrado y que finalizará en las elecciones del próximo mayo y sin dar por válidos planteamientos insuficientes respecto a las calles que deberían restringirse al tráfico, lo que si suponía era un punto de partida para poder empezar a construir un centro de Madrid más sostenible.

Pero estos quince días han sido tiempo suficiente para comprobar, una vez más, que no existe voluntad política para englobar los intereses de la ciudadanía. Hoy, 6 de octubre de 2014, conocemos a través, una vez más, de los periódicos que la medida anteriormente citada se cancela. Según se informa, no ha habido el consenso necesario para seguir adelante.

Estamos ante un rotundo fracaso político que pone de manifiesto que solamente son escuchados ciertos intereses, a favor de los que se trabaja y se deshacen decisiones ya tomadas, mientras otros son ignorados.

La noticia del ABC (6 de octubre de 2014) hace también referencia a una reunión que se mantuvo el pasado jueves.  Nosotros, como asociación de vecinos del distrito Centro no hemos tenido conocimiento de este encuentro del cual salió la retirada la medida anunciada dos semanas atrás.

El cierre al tráfico de la totalidad del centro de Madrid no era tal, porque ni mucho menos era lo que recogía la medida. Las diversas fórmulas que podrían haberse barajado para que los intereses de todos hubieran confluido son infinitas. No se está inventando nada nuevo. Grandes ciudades europeas presentan, desde hace tiempo, restricciones de diverso tipo al tráfico.

En cambio, aquí, en Madrid, los vecinos/as tendremos que seguir esperando a que aquellos/as que tienen la responsabilidad de escuchar a todas las partes y velar por sus intereses, hagan precisamente eso, escuchar al todo y no a la parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios en AVECLA están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante. Los comentarios serán moderados según las normas siguientes:

No se aceptan los comentarios con contenidos, enlaces o nombres de usuarios que se consideren insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes españolas.
No se aceptan los comentarios que contengan apología del terrorismo o de la violencia, o que apoyen violaciones de los derechos humanos.
No se admiten comentarios de contenido racista, sexista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
No se admitirán los ataques ni insultos a los otros participantes en el sistema de comentarios.
No se admiten comentarios con contenidos o enlaces que se consideren publicidad, spam, pornografía o material protegido por derechos de autor.
Los comentarios sin sentido o repetidos serán eliminados.
AVECLA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que no se ajusten a estas normas. Los comentarios no reflejan la opinión de AVECLA, sino la de los visitantes que son los únicos responsables de las opiniones publicadas.